lunes, 14 de abril de 2014

CURSO PODOLOGÍA INFANTIL, FRACTURA DE JONES


Hace ya unos cuantos días, fui a un curso en la sede del colegio de médicos de Málaga, organizado por el Colegio de Podólogos de Andalucía (a ver si se anima y lleva a cabo más cursos en Málaga, que siempre nos toca a los malagueños desplazarnos hacia la capital), el curso estaba impartido por el profesor Roberto Pascual y colaboradores, bastante conocido en el mundo de la podología, conocido especialmente por la rama de la podología infantil que tanto le gusta y sobre la que la verdad sea dicha tiene un amplio conocimiento, bastante más que el de la mayoría de podólogos.

El curso en sí estuvo bastante bien, desde su precio, asequible para todos los bolsillos si lo comparamos con otros cursos, hasta sus contenidos, ya que estaba bastante completo y abarcaba un gran número de patologías que nos podemos encontrar en consulta, no era un curso banal, sin más, sino que estaba muy cargado de contenidos y en el cual los dos días del curso se han exprimido una barbaridad, cosa que se agradece por parte de los ponentes que no pusieran límite a las horas del curso ( a pesar de pasar bastante hambre ya que no había casi ni tiempo para comer).

El temario del curso iba desde el controvertido pie plano infantil y el también controvertido tema de las Disimetrías en niños, hasta el metatarsus adductus, patología torsionales, calzado infantil, toe walkers....

Un curso sin duda que recomiendo a todos los lectores si algún día tienen la posibilidad de hacerlo.




Fractura de Jones:
Me ha venido a consulta un caso de Fractura de Jones y os preguntareis ¿que tiene de sorprendente?, muy fácil que no se trata de un deportista, sino de un chico en silla de ruedas.
Antes de estar en silla de ruedas, ya se produjo esa lesión cuando jugaba al fútbol y lo escayolaron para tratarlo de esta patología, del cual quedo curada, pero ahora que está en silla de ruedas se le ha vuelto a reproducir ya que cuando se pone de pie en casa (tiene barras paralelas por los pasillos para levantarse) se pone en una posición de pseudoequinismo y varizamiento de retropie, el cual unido a su gran inestabilidad, ha sido el agente causal de la lesión, el chico no quiere por supuesto operarse (bastantes problemas tiene ya con sus piernas), con lo cual hemos decido tratarlo mediante tratamiento conservador.





OJALA LE VAYA MUY BIEN, ya que acude a mi para ver si puedo salvarlo de lo que para él es una "temida" intervención

UN SALUDO A TODOS